Educación y Desarrollo » Perú: Una experiencia mágica para el semillero Atenea